Para ser humano en el tercer milenio, en la era de la salud y no de la enfermedad



 
Google
Profesionales Artículos Lista de Correo Diccionario Noticias Biografías





CICLO VITAL FAMILIAR Por: Clor. Eduardo Oyarzú


La pareja, y la familia que de ella se forme, constituyen un organismo vivo y en crecimiento por lo que inevitablemente irá desarrollándose en ciclos vitales, es decir en momentos particulares y determinantes para su normal continuidad. Podemos tomar la siguiente definición de familia: "es la unión de personas que comparten un proyecto de vida en común que se espera sea duradero, en el que se generan fuertes sentimientos de pertenencia a dicho grupo, donde existe un compromiso personal entre sus miembros y se establecen intensas relaciones de intimidad, reciprocidad y dependencia." (Palacios, Jesús y Rodrigo, María José).

En esta definición se destacan las relaciones interpersonales que se dan en el seno de la familia. El cambio de estas relaciones interpersonales a través del tiempo define las etapas del ciclo de vida de la familia. Esos momentos pueden desatar conflictos o crisis que eventualmente la llevan a la consulta en busca de ayuda para resolverlos sino encuentran una forma propia para hacerlo. Es posible que ante la presencia de nuevas situaciones derivadas de la evolución natural de la familia y de sus integrantes aquella no consiga adaptarse y reestructurarse o que lo haga sosteniendo patrones de una etapa anterior, lo que a la larga puede resultar disfuncional. El counseling de Pareja y Familia acompaña en la resolución de estos momentos, ayudando a crear modelos de afrontamiento para futuras crisis

Crisis vital Entendemos crisis como una alteración del equilibrio. Y de acuerdo a la tradicional explicación del ideograma del lenguaje chino en el que "crisis" significa a la vez peligro y oportunidad, podríamos decir que el peligro se encuentra en la posibilidad de que tal equilibrio no se restablezca. Por el contrario la oportunidad que siempre está presente es la de restablecerlo si hay voluntad de las partes, máxime si requieren ayuda profesional. Una crisis vital está relacionada con un momento en la vida de algo viviente, en proceso de desarrollo; en nuestro caso, la familia está en un constante crecimiento, atraviesa momentos naturales en los que lo que venía siendo, cambia y exige una adaptación, en un nivel superior del desarrollo, para continuar su camino. De todos modos debemos aclarar que a pesar de tomar a la familia como totalidad, no dejamos de advertir que en un altísimo porcentaje esta entra en crisis porque en crisis entra la pareja. La mayor cantidad de situaciones problemáticas que se presentan, incluidos los problemas de los hijos, provienen de desequilibrios en la pareja, de los que los anteriores son los emergentes. De todo esto se desprende entonces que las crisis vitales en las familias son aquellos momentos propios de un desarrollo normal, pero que por ser nuevos para los protagonistas, exigen de ellos un esfuerzo por aceptar, asimilar, y adaptarse a los cambios, de modo de continuar una vida familiar autónoma y creciente.

Los ciclos vitales de la familia El concepto de crisis vital partía del supuesto de que hay una estructura anterior, en movimiento, que será sometida a nuevas posibilidades. Esa estructura relacional, se va formando en la pareja desde el inicio entre los que la constituirán. Así es que se considera como la primera de las etapas del ciclo vital de una familia la del noviazgo de los componentes de la pareja ("etapa del galanteo" para Jay Haley). Diversos autores agregan o quitan algunos momentos del desarrollo familiar de la categoría de ciclo vital, pero nosotros haremos una inclusión más amplia, en virtud de que esas etapas de cambio o novedosas en la familia, pueden ser el origen de un conflicto planteado en la consulta. Otras etapas que más tarde vendrán son: la del matrimonio en sí, la llegada del primer hijo, la escolarización, el matrimonio y sus hijos adolescentes, que generalmente encuentra a quienes deben transitar ese momento atravesando además la crisis vital individual de la edad adulta. Otras etapas críticas son el abandono del hogar por parte de los hijos, la jubilación de alguno o de ambos miembros de la pareja, y el fallecimiento de uno de ellos.
 

Ciclos familiares

Clínicamente

 





 

 

webmaster@clinicamente.com.ar

Aviso Legal