Para ser humano en el tercer milenio, en la era de la salud y no de la enfermedad

 



 

 
Profesionales Artículos Lista de Correo Diccionario Noticias Biografías





LA PAREJA DE TRES: DIALOGO Y CONTRATO


El título del artículo es aparentemente engañoso, a propósito, y pretende llamar la atención sobre un aspecto que suele escapar de la consideración de aquellos que deciden encarar la convivencia. Cuando dos personas comienzan a vivir juntas, de hecho o de derecho, comienzan a dar forma a una nueva entidad que es la pareja. A partir de allí habrá tres partes: cada uno de los miembros y la pareja. Dos personas y tres partes: yo, vos y nosotros. Nos lanzamos generalmente a la vida en pareja apuntalados por el amor, un amor que nos parece eterno y suficiente, pero no siempre es así.

Es que el amor va transitando diferentes etapas y ese fuego intenso de los primeros tiempos suele dejar paso a otro menos fuerte pero más constante. Ese y otros cambios pueden ser interpretados como que alguno de los dos ya no es igual, o "ya no me quiere como antes". Todas las experiencias que vivimos nos transforman, y si no es así estamos en otro tipo de problema, y esos cambios modifican también la pareja que formamos.

Lamentablemente a veces hay poco tiempo, y otras veces no se sabe como conversar en pareja sobre la pareja, como ir renovando ese contrato que armamos con nuestra persona amada.

Y en muchísimas ocasiones ni siquiera hemos hecho ese contrato verbal en el que cada cual expone su ideal de familia, cuantos hijos le gustaría tener, si dejará de trabajar o no cuando ellos nazcan, que importancia le darán al dinero, al tiempo libre y tantas otras cosas que damos por sentado, y después descubrimos, a veces tarde, que no estaban aceptadas por nuestra pareja.

Si encaramos una convivencia para toda la vida, aunque luego no resulte ser el ideal con que se empieza, quizá debamos dedicarle un tiempo cada tanto a renovar esos ideales, volver a acordarlos y allanar el camino de los próximos tiempos.

Compartiendo una charla del tipo de los Cafés Filosóficos dada por Roxana Kreimer, en el que hablábamos de la comunicación entre hombres y mujeres encontrábamos parte de los cambios que se producen en el antes y el después.

Mencionaba la disertante que en cantidad de matrimonios que se separan la queja más frecuente de la mujer hacia el hombre era "ya casi no me habla, antes era distinto". Sin entrar en lo particular de cada matrimonio es llamativo que una característica natural y repetida en muchísimos hombres, como es el hablar poco en casa, es tomado por sus parejas femeninas como un signo de falta de amor.

Es cierto que durante la etapa del galanteo, del noviazgo, los hombres solemos hablar más, nunca tanto como ellas, (esto es un chiste, claro) pero mucho más que luego de casados. Está en nuestra naturaleza "el hacer el verso" en el galanteo para lograr la conquista, y eso se hace hablando. Pero luego, en el hogar y en general el hombre suele ser más callado, más pensativo, porque en su trabajo, fuera, suele hablar más.

Hay razones biológicas, sociales y culturales para que así suceda, pero el desconocimiento, la falta de charla sobre el tema lleva a las falsas creencias de que es por falta de amor. Tengo la sensación de que no hacemos lo suficiente para sostener nuestras parejas porque no nos lo han enseñado.

Peor aún. Nos han dicho que el "amor dura para siempre" y después vemos que el cantaautor español Ismael Serrano tiene razón. El dice: "el amor es eterno, mientras dura". Reconvenir ese contrato que nos unió al comienzo es una necesidad que permite refrescar la pareja. Por eso, no perdamos la oportunidad de dedicarle un tiempo a lo que encaramos una vez para que dure todo el tiempo.

Si hace falta, recurriendo a un profesional que ayude a destrabar una situación de crisis. Y que así nos resulte placentero y fuente de crecimiento el desafío de vivir en pareja.

Clor. Eduardo Oyarzú

Enfoque Centrado en la Persona
Individual - Parejas - Grupos
consultoreduardo@hotmail.com 


 

Clinicamente





 

 

webmaster@clinicamente.com.ar

Aviso Legal